Ya pensaba que no había cabida
en mi vida para enamorarme,
llegastes tú para decirme que
estaba equivocada.
Mis esperanzas se desangraban
como mis ilusiones, pero no podía
remediarlo , te pensaba.
Tú despertastes mis sentidos ,
dormidos, olvidados, masacrados.
Volvistes del revés mi vida,
todos mis pensamientos los destabilizastes.
Rompistes la coraza que mi alma cerrada
encontrastes.
Tenías la llave para abrir la cerradura,
que tanto tiempo estuvo cerrada,
la embadurnastes de aceite para poder
abrirla con deleite.
Me amastes despacio disfrutando cada gesto,
agarrándote con mis brazos y piernas,
para que no pudieras escaparate.
Sólo así quiero que te dispongas a entregarte.
Autora : Mª Antonia Moyano Oliveros
Derechos Reservados